REFLEXIONANDO Y ALGO MAS... Dios te Bendiga »

miércoles, 16 de septiembre de 2009

¿Te has dado cuenta?





Cuando otro actúa de una manera poco adecuada, decimos que tiene mal carácter;
Pero cuando tú lo haces, son los nervios.

Cuando otro se apega a sus métodos o a sus gustos, es obstinado;
Pero cuando tú lo haces, es firmeza.

Cuando a otro no le gusta tu amigo, tiene prejuicios;
Pero cuando a ti no te gusta su amigo, sencillamente, muestras ser un buen juez de la naturaleza humana.

Cuando otro hace las cosas con calma, es que va a paso de una tortuga;
Pero cuando tú lo haces despacio, es porque te gusta pensar las cosas.

Cuando otro encuentra defectos en las cosas, es un maniático;
Pero cuando tú lo haces, es porque sabes discernir.

Cuando otro tiene modales suaves y delicados, es débil;
Pero cuando tú los tienes, eres cortés y amable.

Cuando otro se compra un carro del año, es vanidad; Pero cuando tú te lo compras, es necesidad.

Cuando a otro le da ira, es pecado;
Pero cuando a ti te da ira, es porque "tu carácter es así."

Cuando otro te dice una verdad que no te gusta, es que no tiene amor;
Pero cuando tú lo haces, es que eres sincero.

Cuando otro no te saluda, es que es orgulloso;
Pero cuando tú no saludas, es que no lo viste.

Cuando otro no cumple con su deber, es un irresponsable;
Pero cuando tú no cumples con tu deber, es que realmente no puedes.

Cuando otro tiene serias dificultades, es que está en pecado;
Pero cuando tú las tienes, es una prueba.

Cuando otro no trabaja, es que es un vago;
Pero cuando tú no trabajas, es que no consigues trabajo.

Cuando otro sufre escasez, es que es un mal administrador;
Pero cuando tú sufres escasez, es que no ganas suficiente.

Cuando otro habla de los demás, es un calumniador;
Pero cuando tú hablas de los demás, es para orar.

Cuando otro cae en tentación, es un pecador;
Pero cuando tú caes en tentación, es una debilidad.

Cuando otro no acepta el reto, es un cobarde;
Pero cuando tú no lo aceptas, es que no estas capacitado.

Cuando otro recibe bendiciones, es por la misericordia de Dios;
Pero cuando tú recibes bendiciones, es porque te las mereces.

Cuando la hija de otro es rebelde, él es mal padre;
Pero cuando tú hija es rebelde, es porque heredó el carácter del abuelo.

Cuando otro paga mal por mal, es porque es un vengativo;
Pero cuando tú lo haces, es porque estás haciendo justicia.

Cuando otro cumple con su deber, es para acumular puntos;
Pero cuando tú cumples con tu deber, es porque eres responsable.

4 comentarios:

Amanda dijo...

siempre vemos los errores ajenos, nunca los nuestros, muy interesante tu post, un saludo.

Katy dijo...

Hola Liz, esto se puede resumir en que: "Siempre vemos la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el nuestro" Así es amiga. Nos ponemos las medallas y dejamos de ver nuestros defectos y esto se llama autocomplacencia. Me ha gustado el post por su construcción. Ya sabes mirame con benevolencia :_)
Un beso

Liz dijo...

Es muy cierto es parte de nuestra humanidad por decirlo asi que a veces nos gusta mirar los errores de los demas y no los miles que uno tiene.

Amanda y Katy gracias por la visita Bessooosss

Salón de Literatura Cajamarquina dijo...

Hola amiguita, que bonita reflexión siempre nos fijamos en los demás y los nuestros son invisibles por comodidad, en fin, filosofía de la vida...

Estos dias estoy muy ateada con trabajos que me tienen de cabeza pero muy formalita paso a dejarte un saludito muy cariñoso, por el cumple, estaré muy pendiente de la fecha para no pasarme de tiempo y poder dejarte mi saludito.

Así que bechitos, abachitos por montones, chauuufisssss